Hipnosis y PNL



Inicio | Atrás | Imprimir |

Hipnosis y PNL

La hipnosis se ha practicado durante siglos bajo distintos nombres. Desde los egipcios, sumerios, caldeos, aztecas y mayas, hasta el día de hoy se sigue practicando la hipnosis con excelentes resultados. En tiempos pasados los practicantes de hipnosis se les llamaban “brujos”, “curanderos”, “magos”, “chamanes”, etc. La gente acudía a ellos por sus poderes especiales y por los conocidos resultados que circulaban de boca en boca.

Existen muchos mitos y engaños sobre lo que es en verdad la hipnosis, sobre su significado y su potencial. Todavía hay muchas personas que le temen a esta técnica porque creen que puede ser peligrosa para la salud. Esto es totalmente falso pues es una de las técnicas más efectivas para lograr mejoría en la salud a corto plazo.

Otras personas creen que sólo los débiles de mente logran estados de trance. Al contrario, se necesita concentración, apertura y voluntad para lograr un buen estado de trance. Es difícil trabajar con bebés, niños y personas con problemas de atención.

Hay personas que temen participar en esta práctica porque creen que perderán el control sobre sí mismas. Al perder el control sobre sí mismas temen hacer cosas en contra de su voluntad. Esto también es falso, la parte inconsciente de nuestra mente no permitirá que hagas nada que esté en contra de tus valores y principios. Hay presentadores que hacen un show de sus habilidades para poner a personas en estado de trance y logra que sus sujetos hagan cosas graciosas, para el público por supuesto, como decirle a la persona que se va a comer una rica manzana, cuando tiene una cebolla en la mano y se la come; o le dice a la persona que se ponga a cantar como un gallo. Desde el punto de vista de Programación Neurolingüística, este tipo de ejercicios en público van contra la ecología (ver artículo Ecología y la PNL) pues simplemente ponen al sujeto en ridículo frente al público y no tienen otro fin más que se luzca el presentador sin ningún beneficio para el sujeto.

También existe la creencia de que la persona en trance puede quedarse allí y no despertar. Hay personas que pueden caer en un trance profundo, y de ese estado pueden pasar al sueño fisiológico, pero en ningún momento nadie se ha quedado en el estado hipnótico. En ocasiones con pacientes a los cuales se les ayuda con estados de trance para algún problema de salud, tardan en abrir los ojos y situarse en el aquí y el ahora porque es muy placentero el estado de trance y quieren quedarse más tiempo.

Hipnosis o estados de trance, son los diferentes nombres para esta técnica, y tenemos, afortunadamente, hoy en día mucha más difusión e información sobre el tema. Las grandes controversias del pasado se van aclarando y día a día se le va atribuyendo más valores a la práctica de la hipnosis.

Se ha considerado el hipnotismo un campo extraño y misterioso cuando en verdad todos practicamos los estados de trance a diario. Es algo natural de la mente y es también como mejor aprendemos. Constantemente estamos en estados alterados de conciencia y algunos ejemplos son: cuando vemos la televisión, cuando nos concentramos en algún juego, cuando soñamos despiertos, fantaseamos, cuando vamos conduciendo a un lugar de rutina, podemos tener la mente en otro lado y luego nos sorprendemos de cómo llegamos; estuvimos en “automático” con nuestra fisiología y en trance con nuestra mente. Los niños son expertos para meterse en estados de trance, sobre todo cuando ven la televisión, no escuchan la voz de la madre, cuando les cuentas un cuento, están completamente inmersos en el contenido y se olvidan del mundo externo, eso es estar en estado de trance. Los niños permanecen en trance 50 por ciento de sus horas de vigilia, por eso son capaces de almacenar grandes cantidades de información. Por eso es tan importante inculcarles buenos hábitos pues estos se quedan impresos en su inconsciente por el resto de sus vidas.

Cuando logramos un buen estado de trance decimos que se están produciendo ondas Zeta en nuestro cerebro y estas ondas son las que a diario experimentamos cuando estamos a punto de pasar a las ondas Delta que son las del sueño profundo. Cuando estamos alerta, estamos produciendo ondas Beta y Alfa, que son las que experimentamos en la meditación. Hay personas a las que les es muy fácil llegar a experimentar por un buen lapso de tiempo las ondas Zeta y hay otras que les cuesta más trabajo mantener estas ondas. Todos, sin embargo, pueden aprender a mantenerse en estados de trance a voluntad, es cosa de práctica.

Ahora bien, ¿para qué sirven los estados trance? Sirven para eliminar o disminuir dolores, fortalecer el sistema inmunológico, eliminar enfermedades, para tratar problemas de la piel es muy efectivo, se puede producir insensibilidad ante un dolor, quitar migrañas, colitis, y en general cualquier problema de salud.

También sirve para el tratamiento de conductas no deseadas, adicciones, fobias, ayuda la concentración, a eliminar el estrés y revitalizarse, adquirir mayor motivación, mejorar la autoestima, aprender con mayor agilidad y si el cliente está dispuesto y con la apertura necesaria, son increíbles los resultados. El trabajo principal está en el cliente, el terapeuta simplemente tiene la técnica.

La Programación Neurolingüistica afirma que para que se dé algún cambio en el exterior, primero tuvo que suceder el cambio en el interior. Con los estados de trance, se hacen los cambios necesarios en el interior y los resultados pronto se ven en el exterior. Nada del exterior logrará que cambiemos en el interior si no movemos las piezas primero en nuestra parte interna. Los estados de trance permiten llegar a tener una comunicación con el inconsciente, que es la parte sabia que actúa dentro de nosotros para modificar conductas, patrones de salud, habilidades, etc. El objetivo de los estados de trance o hipnosis es aprender a conectarnos más seguido con nuestro inconsciente para nuestro propio beneficio. Nos da la oportunidad de abrirnos nuevos caminos para modificar los programas negativos, y mandar mensajes con cargas positivas que nos beneficien.

El gran experto en la práctica de los estados de trance fue Milton Erickson. Él, rompió con muchos esquemas del pasado y conformó un lenguaje más adecuado para lograr estos estados alterados de conciencia con muchísimo éxito. Erickson, el mejor hipnoterapeuta hasta la fecha, usaba un lenguaje impreciso, pausado, suave, monótono para inducir con mayor rapidez al trance y el objetivo de esta técnica es distraer el hemisferio izquierdo para poder llegar por el hemisferio derecho que es más receptivo y potenciar el cerebro para asimilar y recordar cuanto Milton les decía. Crear sintonía con el paciente fue otra de las novedades de Erickson. La sintonía eliminaba la resistencia el paciente y de esa manera el trabajo se hacía con mayor profundidad y rapidez. Erickson debe su fama a su capacidad de ayudar a personas que estaban completamente desahuciadas y a personas que no lograban mejoría con la medicina tradicional. El conjunto de las técnicas de Erickson se llaman el Modelo de Milton

 Cuando logramos adentrarnos en un estado de trance, que es con frecuencia, perdemos la noción de tiempo y espacio. Es decir, que no nos damos cuenta de cuanto tiempo transcurre y tampoco nos damos cuenta del espacio; el espacio donde estamos, la posición, el lugar, sino que simplemente estamos como flotando y las sensaciones corpóreas se pierden. Nos convertimos en mente únicamente y es una sensación placentera de paz y tranquilidad, sin peso y sin tiempo. Cada persona experimenta esto de forma diferente; algunos sienten que flotan, otros que duermen y sueñan, otros que se van al espacio donde no hay gravedad ni sonidos, y algunos le temen a estas sensaciones que nunca han tenido.

Justo antes de llegar a las ondas Delta es necesario pasar por las Zeta. Les aconsejo que para aprovechar ese momento, antes de dormir por la noche, manden algún mensaje beneficioso para ustedes. En el momento de la relajación y a punto de dormirse se encuentran en el estado Zeta que es cuando el inconsciente es más receptivo. Manden algún mensaje positivo como por ejemplo: “duermo profundamente y mi sistema nervioso descansa”, “por la mañana me levanto con mucha energía”, (si tengo gripa) “mañana me levanto totalmente saludable”, “cada día me siento mejor”, etc. Es importante recordar que estos mensajes se deben hacer en “presente, positivo y afirmativo” (ver artículo sobre Objetivos). Muchas veces nos acostamos con pensamientos negativos como “qué flojera”, “mañana tengo un día pesadísimo”, “me siento mal” y si uno está entrando en un estado alterado de conciencia Zeta, ya se mandó el mensaje al inconsciente y al día siguiente todas estas predicciones se cumplirán. Les recomiendo que cuiden sus mensajes antes de dormir y verán excelentes resultados al día siguiente.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar